‘Dragon Ball Super’: análisis episodio 124

Analizamos el episodio 124 de 'Dragon Ball Super'

333
0
Compartir

Gohan y Freezer: se unen el bien y el mal

Este episodio 124 de Dragon Ball Super da comienzo con la «batalla»: Goku y Vegeta contra Jiren. Si recordáis en el episodio anterior vimos a Goku y Vegeta al «máximo» poder —Vegeta, en concreto, despertó un estado que nunca antes habíamos visto—. Ambos comienzar a atacar y el poderoso guerrero se ve contras las cuerdas. Así, Jiren decide no infravalorarlos y atacar: el choque produce una explosión luminosa que se ve en todo el campo de batalla. Desde lejos, vemos a Dispo observando el ataque, y es entonces cuando este se lanza al ataque. Comienza así el verdadero combate e hilo central del episodio.

Dispo contra Freezer

La increíble rapidez de Dispo, una vez más, juega en contra del famoso emperador del mal. Aunque este último utiliza su palabrería y fanfarronería para desarmar a su enemigo, este no se altera lo más mínimo. Es más, haciendo uso de su increíble velocidad, así como de su ataque Circle Flash —con clara referencia al combate de Bū contra Gotenks—, Freezer parece destinado a la derrota.

Cuando la pelea parecía haber llegado a su fin, la cola de Freezer aparece en su rescate. Dispo se confía y este hace uso de su cola para contraatacar y desarmar a su contricante. Es entonces cuando se pone de manifiesto una jugada… digamos curiosa. El emperador se dispone a ofrecer un trato: colaborar con el universo 11, y , a cambio, que ellos usen su deseo para resucitarlo a él una vez desaparezca su universo. Ante dicha proposición, Dispo se niega en rotundo. Y con razón. Este intercambio resulta, cuando menos, sospechoso. ¿Qué garantías habría de que el universo 11 mantuviese su palabra? La negativa de Dispo provoca que Freezer despierte todo su poder y salga a la luz su última forma: Golden Freezer.

Dragon Ball Super análisis episodio 124

Y… aparece Gohan

Sin embargo, esta no es la única baza que uno de los guerreros guardaba. Por su lado, Dispo despierta un aura que, previsiblemente, aumenta su velocidad de ataque. De esta manera el combate entre ambos se mueve a una velocidad vertiginosa. Es tal que, llegados a cierto punto, ninguno del público es capaz de ver qué está pasando —ni siquiera Zeno-sama—. Dispo parece ganar cierta ventaja sobre Golden Freezer; pero el universo 7 aún tiene mucho que dar. Así, Gohan, quien se encontraba peleando junto a A-17, aparece en escena. Freezer, para variar, anuncia que, quizás, que alguien como Gohan le ayude podría no ser muy buena idea, ya que este podría traicionarlo. Pero Gohan no pierde su determinación. Incluso, ante dicha amenaza de traición, se gira y con mirada intimidante declara: «[En este caso] te sacaré yo mismo».

Batalla estratégica: unidos venceremos

Así, el bien y el mal se toman de la mano. Gohan y Freezer deciden que, con todo, es hora de acabar con su contricante. Como ya hemos visto, Dispo posee una velocidad prodigiosa, de modo que Gohan llega a una inteligente conclusión. Si se reduce el espacio de movimiento de Dispo, se le podrá atacar y atrapar con más facilidad. El guerrero Saiyan le lanza al ataque, pero aparentemente es en vano, ya que el guerrero del universo 11 se defiende con un golpe sin ningún problema. Pero, ojo, esto formaba parte del plan de Gohan. Esta distracción le da a Freezer espacio suficiente para lanzar su ataque. Este consiste en una serie de rayos por los dedos que forman una especie de jaula. Los rayos de esta jaula electrocutan a quien los toca, y así, Gohan es capaz de enfrentarse a Dispo con una ventaja que creían inimaginable.

Dragon Ball Super análisis episodio 124

El combate parecía destinado a acabar con Gohan como vencedor, pero, finalmente, no pudo ser así. Dispo resultó ser un enemigo más duro de roer de lo que parecía, y aunque Gohan pudo debilitarlo, Freezer no pudo resistir la jaula más tiempo, y tuvo que acabar deshaciendo su ataque. Así, Dispo aprovecha para atacar a Gohan y, en un giro de los acontecimientos, el hijo de Goku aprovecha ese breve instante para agarrar a su oponente. Dispo no tiene escapatoria. El emperador del mal responde a la llamada de Gohan y lanza un ataque que lanza fuera del estadio a Dispo y al propio Gohan.

El sacrificio de Gohan

Este sacrificio recuerda, en cierto modo, a la muerte de Raditz y Goku al comienzo de Dragon Ball Z. De hecho, si me permitís el paralelismo y esta pausa, creo que ambas escenas reflejan muy bien el espíritu de ambas series. En Z Goku muere, de una forma un poco más «visceral», junto a su hermano; en cambio, en Super Gohan es lanzado de un campo de batalla con un ataque que ni siquiera se ve implícitamente en pantalla. Es interesante ver el cambio de enfoque y cómo una serie del mismo calibre trata un sacrificio de dos formas tan dispares.

A pesar de lo que muchos puedan pensar, el sacrificio de Gohan, al menos a mi parecer, no es insustancial. Dispo era un… incordio. Su descalifación supone un respiro para el universo 7 y su supervivencia. Además, este episodio 124 ha recuperado al Gohan más estratégico y más… noble. Le hemos visto serio, fuerte, inteligente e incluso amenazante. Creo que ha sido una digna «despedida» del personaje. Y, además, su interacción con Freezer ha sido adecuada y, en ningún caso, fuera de lugar.

Animación y música

La animación, asimismo, ha sido de un nivel ciertamente decente. Los combates se ven interesantes. Los primeros planos cuentan con un nivel de detalle que recuerda muchísimo al episodio 122; es decir, parecen sacados más de una película de Dragon Ball  que de un capítulo de la serie. Por otro lado, me gustaría comentar el tema del uso de la música. Si a este anime hay algo que no se le puede reprochar —o de lo que menos— es la banda sonora. Este episodio 124 hace uso de varios temas musicales, muy bien escogidos y que dan fuerza y emoción, a partes iguales, a cada una de las escenas. Realmente es un episodio muy… intuitivo. Muy de sentarse a disfrutar. ¿Y acaso no es eso Dragon Ball?

En definitiva…

Dragon Ball Super análisis episodio 124

Nos encontramos ante un episodio ciertamente trabajado. Con una animación más que decente —primeros planos impresionantes—, un uso de la música casi perfecto y unos combates estratégicos y bien planteados. El episodio le devuelve a Gohan su dignidad como guerrero y nos presenta una nueva faceta de Freezer. El episodio, además, cierrra con una imagen de Goku —la que está justo encima— que, en mi opinión, es simplemente apabullante. El próximo episodio se centrará en Toppo —y quizás el siguiente—, y, como no podía ser de otra forma, nos reservamos a Jiren para el final. Veremos cómo acaba todo esto. Yo, al menos, voy a seguir hasta al final y disfrutar con cada espectáculo.

[Total:1    Promedio:5/5]