‘Cardcaptor Sakura: Clear Card’: análisis episodio 6

Analizamos el episodio 6 de 'Cardcaptor Sakura: Clear Card'

71
0
Compartir

Episodio 6: Sakura, el conejo y la canción de la luna

El pasado domingo el canal de Selecta Visión en YouTube subió el nuevo episodio del anime Cardcaptor Sakura: Clear Card.  En esta ocasión se trata del episodio 6, el cual analizaremos a continuación. Esta reseña, por cierto, contendrá numerosos spoilers, así que… ¡avisados quedáis! Por último, queremos puntualizar que la serie, por si no lo hemos dicho ya mil veces, puede verse de forma gratuita aquí —si resides en España o Portugal—, así que podéis ver el episodio y luego volver a esta entrada. Sin más dilación, ¡vamos con la reseña!

Cardcaptor Sakura Clear Card análisis episodio 6

Sakura se pone los zapatos y sale de casa con cierto aire nostálgico —afianzado por el acompañamiento musical—. La joven rememora el pícnic que previamente pudimos disfrutar en el capítulo anterior. En concreto, recuerda, como una enamorada sin remedio, el momento en el que llega Syaoran y comió lo que ella había preparado. Es entonces cuando, de repente, aparece Kero. El guardián y compañero de Sakura se había metido en la mochila de Sakura para acompañarla y al oír hablar del pícnic se lamenta por la deliciosa comida que se había perdido. Ambos comentan aquel evento y así sale a la luz una conversación crucial sobre el conflicto del capítulo. Sakura expresa su deseo de poder grabar todo lo que quisiese al instante, ya que se olvidó de hacerlo cuando Tomoyo cantó al final del capítulo. Quien haya visto el capítulo completo sabrá de lo que hablo…

El conejo

Después de una breve charla y hablar sobre los dulces de Akiho, la joven cazadora se topa con la mencionada amiga. Al ser nueva en la ciudad, Akiho está un poco perdida y no sabe dónde ir a comprar comida, de modo que Sakura, como buena amiga, se ofrece a ayudarla. Así, mientras pasean y charlan tranquilamente, nuestra joven protagonista conoce un poco más al nuevo fichaje de la serie. En un momento determinado Sakura cae en la cuenta de que Akiho lleva consigo un peluche de un conejo. Como si de un Kero 2.0 se tratase. Akiho admite que se lo lleva a todas partes, pero que no lo hizo en el instituto por miedo de lo que pudieran pensar. Sakura incita a su nueva amiga a que lo haga, y ya de paso tenemos la excusa perfecta para que Kero aparezca más en la serie.

Sakura vuelve a casa y después de saludar a su padre, deja la compra y saluda a la foto de su fallecida madre. Vaya, después de haber visto a Akiho la serie nos muestra cómo Sakura recuerda a su madre… ¿casualidad? Volvamos al episodio: Sakura recibe una llamada que resulta ser, sorpresa, de Meiling. La joven hongkonesa se comunica con la joven Kinomoto a través de una videollamada. Así, ambas conversan sobre cómo están, cuándo volverán a verse o cómo se ha adaptado Syaoran con los recientes cambios en su vida.

Y vuelve la figura encapuchada

Una vez terminada la llamada, Sakura baja a cenar con su familia la comida que ella misma ha preparado. Como siempre, Tōya se mete con su hermana y vivimos un momento cotidiano como cualquier otro. Pero entonces todo cambia. Sakura comienza a oír un zumbido extraño y de repente entra en una especie de trance donde, una vez más, ve a la extraña figura de sus sueños.

La figura se encuentra posada sobre una especie de engranaje de reloj gigante. En ese espacio onírico Sakura vislumbra una suerte de relojes rodeados de luz. ¿Tendrá el elemento del tiempo algo que ver con este misterioso personaje…? La joven, en esta ocasión, se encara con la figura, preguntándole quién es y qué quiere. Como era de esperar, no hay ningún tipo de respuesta. Sakura se despierta y vuelve a la realidad.

Sakura va de camino al instituto, esta vez acompañada de Kero, junto a Tomoyo. De nuevo el ambiente adorable y cotidiano se ve perturbado por el extraño sonido de antes… El episodio nos muestra entonces una escena de clase normal. Los alumnos están en el aula leyendo una novela que habla sobre el misterio, concretamente sobre los «sueños premonitorios». El tema hace reflexionar a Sakura sobre su sueño y sobre la identidad de la figura encapuchada… Y acto seguido la profesora le pide a Akiho que lea… Qué casualidad, ¿no?

La canción de la luna

La clase termina y las chicas hablan sobre las actividades extraescolares. Akiho no está en ningún grupo y todas la animan a que se apunte a uno de ellos. Tomoyo, que está en el de coro, le ofrece la opción de unirse a él. Syaoran aparece en escena y Tomoyo se aleja del grupo para pedirle un favor. Como si lo tuviera todo planeado, la mejor amiga de Sakura reúne a todo el grupo —sin contar a Naoko y a Yamazaki— en el aula de música. Tomoyo le había pedido a Syaoran que tocase el piano para así poder cantar con Akiho y probar su talento musical. Tomoyo le ofrece a Akiho cantar «Noche de luna brumosa» y la joven de pelo gris accede con la mayor de las ilusiones.

Así la serie nos muestra un momento musical la mar de relajante en el que las voces de Tomoyo y Akiho se funden en una preciosa armonía fruto del piano. Como si de una nana se tratase, Sakura y Chiharu observan la escena con cierta admiración. Akiho se gira y sonríe a una Tomoyo encantada con el descubrimiento de una nueva voz para su club. Sin embargo, la escena rompe su tranquilidad con el sonido que Sakura ya ha oído en más de una ocasión anteriormente… Syaoran se da cuenta y le pide a Tomoyo que se lleve a las chicas fuera de allí para poder examinar el lugar.

La carta «grabación»

La pareja se queda sola y tratan de averiguar de dónde proviene el extraño sonido. Casi un instante después, Sakura se da cuenta de que uno de los cuadros del aula tiene una imagen un tanto extraña… no hay duda, es una carta nueva. Salimos de dudas, se trata de Record, una carta que graba. Interesante concepto que veremos qué cabida puede tener en el transcurso de la serie. Finalmente, Syaoran enuncia algo que ya hemos ido vislumbrando a lo largo de los episodios de la serie: «No he percibido nada. Es totalmente distinto… que con las cartas de Clow». Por primera vez en mucho tiempo, vemos  un Syaoran mostrar su frustración frente a Sakura.

Para terminar el episodio, llegamos al rincón de Kero, donde, por cierto, se comenta el traje de combate chinojaponés que vimos en el episodio 4.

Opinión personal

Primero de todo, debo decir que el entusiasmo que sentí sobre este episodio al ver el avance la semana pasada no era del todo infundado. Al principio del episodio temía que nos encontrásemos con otro episodio 5, pero nada más lejos de la realidad. Este episodio 6, aunque en el mismo tono cómico, ha sabido ofrecer los elementos suficientes para conseguir enganchar. Bajo la aparente nadería de la cotidianeidad, la serie nos ha mostrado, por ejemplo, el regreso de Meiling. También se ha desarrollado más a Akiho, quien, poco a poco, se está convirtiendo en un personaje bastante relevante y que seguro que dará mucho juego a la serie.

El propio anime, de hecho, no para de dar pistas sobre lo que podría suceder en el futuro. Para empezar, cuando Sakura vuelve de estar con Akiho se nos muestra la madre de Sakura, Nadeshiko… También justo cuando Sakura reflexiona en clase sobre la identidad de la figura encapuchada la profesora nombra a Akiho. Y hablando del misterioso personaje, en esta ocasión lo hemos visto sobre un engranaje de reloj. ¿Tendrán los viajes en el tiempo algo que ver con su presencia? Además, por fin hemos visto a un Syaoran más humano, menos frío y más en contacto con Sakura —aunque sea un poco—.

Con respecto al apartado técnico, poco tengo que decir que no haya dicho en anteriores reseñas de la serie. La animación sigue siendo buena, la música nostálgica y los efectos visuales más que notables.

En definitiva, nos encontramos ante un decente episodio, aparentemente vacuo, pero lleno de pequeños detalles interesantes. Ciertamente, espero con muchas ganas el próximo episodio para ver qué nos depara la nueva creación de CLAMP y Madhouse.

[Total:1    Promedio:5/5]