‘Cardcaptor Sakura: Clear Card’: análisis episodio 17

Análisis del episodio 17 de 'Cardcaptor Sakura: Clear Card'

471
0
Compartir

Episodio 17: «Sakura y unos dulces poco dulces»

Cardcaptor Sakura Clear Card analisis episodio 17 TítuloHoy —por fin— llegamos al análisis del episodio 17. Un capítulo que, por otro lado, se ha hecho de rogar por varios motivos. El primero: Selecta Visión, aún no sé por qué, subió el episodio un día después del que suele subirlo. Desde que comenzó el simulcast, la cuenta de la distribuidora ha subido los episodios de forma —quasi— religiosa los domingos a las 3:00 a. m. Cuando vi que no se subía durante el domingo, me sentí un poco ansioso y preocupado a partes iguales. Finalmente, llegó el lunes y Selecta publicó el episodio. Además, una serie de circunstancias personales me impidieron ponerme a redactar poco después de emitirse. Pero bueno, ¡aquí estamos! Y muy contento, la verdad. Hay mucho que decir de este episodio, así que ¡vamos allá!

Reencuentros

Este episodio 17 comienza con el ya repetido sueño de Sakura con la figura extraña. Nuestra protagonista se encara cada vez más y la joven, por lo visto, es capaz de reconocer quién se esconde tras ese traje… ¿Descubriremos quién es próximamente? Esta escena inicial viene acompañado, otra vez, del «dragón» gigante que sobrevuela el sueño. ¿Pero qué significa todo esto? ¿Será una premonición futura como ocurrió con el famoso sueño de Cardcaptor Sakura? Todo indica que sí, pero queda muy poco para poder descubrirlo.

Este reencuentro nos llega al siguiente: Rika. La joven Sakura queda con su compañera Rika, a quien no vemos por su cambio a otro instituto, para que este le preste algunos libros. Cabe destacar que uno de ellos es Alicia en el país de las maravillas. Es interesante porque, de nuevo, vemos la referencia de la famosa novela de Lewis Carroll, y está claro que no es casualidad.

La cocina: reflejo de los sentimientos

Luego llegamos al eje central del episodio: la clase de cocina. En principio, parece un punto del argumento bastante insulso, pero, de hecho, resulta una jugada de lo más efectiva. En primer lugar, porque las recetas son bastante comunes en el universo de Sakura; de modo que contar con una parte de un episodio centrada en ese aspecto se vuelve natural y coherente, y no pesado y repetitivo. Asimimo, a lo largo de varios episodios hemos visto a personajes cocinar y mostrar su cariño y sus sentimientos a través de la comida: y este caso no es excepción. En ese aspecto destaca Akiho, quien pretende hacer un postre personalizado para Kaito.

Estos postres, irónicamente, resultan ser los enemigos que Sakura ha de combatir. De repente comienzan a saltar por el aula y Sakura decide dormir a todos —salvo a Tomoyo— para poder enfrentarse al enemigo. Volvemos a lo de siempre: Sakura usa sus cartas de forma inteligente y consigue atrapar al enemigo: una especie de pastel gigante con una pinta terrorífica. Por cierto, el momento en el que Sakura, Tomoyo y Kero huyen del monstruo me recordó muchísimo a una escena de una famosísima película de Studio Ghibli… Es una tontería, pero me hizo muchísima ilusión poder ver una referencia así.

Momo y Kaito: los misterios comienzan a tomar forma

El otro punto interesante del episodio es, sin duda, la interacción entre Momo y Kaito. Sí. Por fin. Momo hace su aparición. Divina y amante de los chocolates, el peluchito conversa con Kaito sobre Akiho y el desarrollo de los acontecimientos. Además, en el final del episodio ocurre algo muy interesante. Momo comenta que ni siquiera la magia de los «De» podrá parar el tiempo del libro. Esta afirmación nos lleva a varias conclusiones, aunque, de momento, son solo suposiciones mías. La primera es que, tal y como comentaba en análisis anteriores, parece que el libro de Akiho tiene algún tipo de poder sobre el futuro. Además, la actitud protectora de Kaito va más allá del simple cariño que se tiene a un ser querido. Esta postura nos hace pensar que, efectivamente, Akiho podría correr peligro ante una amenaza.

¡A ver si es verdad!

Por otro lado, se confirma que las cartas nuevas tiene relación el destino que marca el libro y que, posiblemente, tenga consecuencias para Akiho. ¿De qué se tratará? ¿De dónde han salido las cartas? ¿Quién es el enemigo? ¿O es que acaso no hay enemigo? Muchos interrogantes y, de momento, pocas respuestas. Pero, tal y como dice el propio Kaito: «Estamos avanzando. El gran momento se acerca».

¿Qué ha pasado con la animación?

Que hablen de «brazos de gitano» no mejora la escena

Dejando a un lado a la historia y los personajes, quisiera centrarme ahora en el aspecto puramente visual. Antes de nada quisiera decir que Madhouse me parece un estudio impecable. Sus trabajos suelen destacar por la calidad artística y la fluidez de su animación. De hecho, con Clear Card su trabajo es más que notable. En líneas generales, nada que objetar. No obstante, sería muy hipócrita no mencionar el evidente bajón del que sufre este episodio 17. Es lógico que en una serie semanal no dé lugar a pulir todos los detalles; incluso en otros episodios también ha habido ciertos momentos poco lucidos, pero en esta ocasión, la mediocridad de algunas imágenes es más que evidente. Realmente, no sabría decir un motivo concreto. Algunas escenas son bastante —hablando claramente— cutres.

Sin embargo, no todo es malo. Algunos momentos clave sí hacen justicia al manga al legado de CLAMP. Por ejemplo, la escena final con Kaito, Momo y Akiho. Realmente se le saca partido al sonido, los colores y la composición de las imágenes. Y es que, como ya vengo diciendo desde hace tiempo, Clear Card da «una de cal y otra de arena». Aunque, al menos en mi caso, da más arena que cal. Quiero pensar que la falta de consistencia en la animación de ciertas escenas se debe a que su equipo creativo se prepara para ofrecernos un tramo final que deje con buen sabor de boca. Ya veremos.

En conclusión

A pesar de sus fallas visuales, este episodio 17 ofrece muchos momentos que, sin duda, quedarán en las retinas de los fans de Sakura. No solo tenemos el sueño premonitorio, también nos encontramos con Rika y somos testigos de un combate más elaborado que de costumbre. La carta que Sakura captura es Encarnación —por cierto, me flipa su diseño—, la cual encierra una idea estudiada por la propia Sakura en clase. O sea, que vemos cómo los creadores de la serie, verdaderamente, atienden a los detalles. Se nota que detrás del anime hay un equipo que respeta el contenido del universo de Sakura y que intenta ofrecer una serie digna sucesora. Para mí, lo están consiguiendo. Y, sinceramente, y después de ver el avance del episodio que viene, tengo unas ganas tremendas de ver adónde nos lleva todo esto.

Por último, quiero hacer mención al rincón de Kero. El espacio protagonizado por el guardián de Sakura ha supuesto un punto interesante esta semana, ya que el peluche ha hablado sobre los dos trajes que aparecen en los openings de la serie. Tanto el traje de cristal como el rojo de corazones, en palabras de Kero, «reflejan el mundo de Sakura». ¿Tendrá esto algo que ver con las numerosas metáforas que la serie hace con Alicia en al país de las maravillas? ¿Reina blanca y reina roja?

Disponible en el canal de YouTube de Selecta Visión

Os recordamos, como siempre, que la serie puede verse gratuitamente a través del canal en YouTube de Selecta Visión. Finalmente os dejamos con un link por si queréis echarle un vistazo a todos los análisis publicados de la serie en la web. ¡Hasta la semana que viene!

[Total:0    Promedio:0/5]