Avatar, La Leyenda de Aang. Libro 1, el Agua.

367
0
Compartir

La primera temporada de la que para mi es la mejor serie que Nickelodeon jamas ha parido, Avatar, es la de la que me toca hablar hoy. La Leyenda de Aang se estrenó en 2005 y se ha convertido en una de las series con más renombre de la televisión que además ha conseguido una secuela: la Leyenda de Korra.

Nunca he sido gran fan de las series de Nickelodeon, el estilo de dibujo y las historias estrafalarias no me llaman mucho la atención. Pero Avatar, al tener un estilo tan diferente me llamó la atención. Y al probarla hace ya unos 6 años me encantó, recuerdo ver cada día dos o más capítulos, estaba enganchadísimo. Hace poco me la he vuelto a empezar y ahora que he terminado la primera temporada voy a hablar de ella.

La serie sigue los pasos del Avatar Aang, un chico capaz de controlar los cuatro elementos (aire, agua, tierra y fuego) y destinado a poner paz a una guerra de más de 100 años. Le acompañan Sokka y Katara de la tribu del agua, Momo (un lemur) y Appa (un bisonte volador).

El aire ligero y en ocasiones infantil le viene de perlas a una serie así, ya que los personajes y los valores son casi adultos.

Para aquellos que ya conozcáis la serie poco hay más que contar, pero para los que aún no la hayan visto es muy recomendable. La animación y el diseño de los personajes es atractivo (similar al de un anime), la coreografía es excelente y la banda sonora muy adecuada.

De la primera temporada se pueden destacar pocos capítulos, ya que tarda un poco en alcanzar la trama principal de la serie, pero los dos últimos (El asedio del Norte partes I y II), el capítulo 9 (El Pergamino de los Maestros del Agua) y el capítulo 13 (El Espíritu Azul, mi favorito de toda la serie). A pesar de esta lentitud inicial la serie va cogiendo tono a medida que avanzan los capítulos y la mejoría es brutal.

Muy recomendable sobre todo para los lectores de nuestra página, ya que la estética es muy similar a la de un anime, pero que veréis que es bastante diferente a la hora de narrar. La semana que viene hablaré de la segunda temporada: la Tierra