El conflicto anime vs. manga: cambios argumentales

Anime , manga y los cambios argumentales

1760
2
Compartir

Anime y manga: ¿Libertad creativa?

anime vs. manga

¡Hola, muy buenas!

Hoy, sinceramente, os traigo un tema complicado. No tenía, en realidad, intención de hablaros sobre esto a estas alturas del año, pero… Bueno, la verdad es que llevo un tiempo dilucidando sobre el siguiente tema; creo que es el momento de traer a colación las siguientes líneas. Asimismo, en estos momentos me siento confundido, me siento… decepcionado. De igual forma, el siguiente artículo aborda un tema realmente candente, un tema que, en realidad, lleva ya muchos años en boca de todos. Hoy, sin embargo, quiero exponer mi más pura y sincera opinión.

Tal vez era que no quería recordar

Asimismo, y aunque pueda parecer extraño, el culpable de estas reflexiones es Fūka. Durante las últimas semanas he gozado de algo más de tiempo libre y, entre otras cosas, decidí ponerme al día con algunas series que sigo. Fūka era, sin ir más lejos, una de esas series que había dejado aparcado debido a mi apretado calendario. Fue entonces cuando caí en la cuenta de que habían cambiado algo muy importante respecto al manga: sus giros argumentales.No quiero deciros, en realidad, que es lo que han cambiado, pues no gusto de hacer spoiler, mas si puedo afirmar que se trata de algo muy gordo. Lejos de lo que podría ser motivo de regocijo —un argumento con sorpresas siempre lo es—, me sentí traicionado. Nunca comprenderé, la verdad, el porqué de todo esto…

¿Por qué la adaptación manga de un anime tiene que ver alterado el curso de los acontecimientos sin razón aparente?

Ciertamente, Fūka no me mostró algo de lo que no fuese consciente anteriormente. Tal vez, y solo tal vez, era que no quería recordar como funciona, a veces, la industria del anime. Sea cual fuere la razón, la realidad es innegable: cada vez es mucho más frecuente el cambio de guion en favor del anime. Aunque bien es cierto que esta estrategia —por denominarlo de alguna manera— no es nueva, parece que ha ganado fuerza con el paso de los años.

¿Por qué? Anime vs. manga

Claymore o Rurouni Kenshin, por ejemplo, son algunas de las series más destacadas. Si os hablo de Akame Ga Kill! es más que evidente: el guion no tiene ni la mitad de fuerza que en el manga. Lo mismo sucede con Tokyo Ghoul o Soul Eater, e incluso con Sōsei no Onmyōji (el anime me gustó bastante hasta que leí el manga). Death Note es otro posible ejemplo, aunque bien es cierto que —en este caso— la cosa no fue tan mal. Lo mismo sucede con Fullmetal Alchemist, una de las grandes series de los últimos años. Ahora bien, si comparáis Fullmetal Alchemist con Fullmetal Alchemist: Brotherhood, ¿cuál de las dos os parece mejor?

Fūka —aún no puedo emitir una opinión firme al no estar terminado la más reciente prueba de que, a veces, el argumento ose cambia por que sí. De hecho, está muy claro que Fūka ha sufrido un cambio de guion por mero placer; no parece demasiado plausible recopilar en una serie de 12 o 24 capítulos más de 140 capítulos de manga. Ahora, yo me pregunto: ¿Era algo realmente necesario? Sinceramente, lo dudo mucho.

Lo que quiero deciros con todo esto es que estoy molesto. En otras palabras, no comprendo que ha podido motivar tal transformación. Para ilustraros en esta mi rabia, os voy a poner un ejemplo muy drástico (¡atención! spoiler): ¿Qué habría pasado sin el anime de One Piece no hubiesen asesinado a Ace?  Luffy, ante este acontecimiento, fue protagonista de un proceso de evolución colosal; la mentalidad y las motivaciones del personaje adoptaron un nuevo matiz, un nuevo enfoque. Aunque pueda parecer exagerado, el cambio de Fūka puede llegar a ser igual de importante, pues puede alterar el curso de los eventos de manera muy drástica… Aún no sé, cierto es, si ese evento clave del manga sucederá, pero no sería tan descabellado pensar que no.

Cambios necesarios

anime vs. manga

Manga y anime se distribuyen en formatos muy distintos, y es normal que haya diferencias. La acción y el combate, un beso, una canción entonada por un personaje, etc. poseen una dimensión diferente en función de su formato. En un manga, por ejemplo, un par de viñetas pueden plasmar la capacidad de un cantante y la reacción del público. En el anime, por otro lado, al contar con medios acústicos, el enfoque cambia muchísimo; la emoción del público se trasmite a nivel visual. Manga y anime, por sus más que obvias diferencias de formato, emplean recursos muy distintos al tratar temas tales como la música, y es normal que en ese aspecto existan ciertos cambios.

Lo mismo sucede con los combates, los diálogos, la trasmisión de sentimientos… El recurso de los pensamientos se puede explotar con gran facilidad en el manga; el uso de los soliloquios o pensamientos en el anime es mucho menos frecuente. Con todos estos ejemplos no estoy defendiendo ¡ni mucho menos! los cambios de argumento. Con todo esto solo quiero poner de relieve ciertos aspectos que deben ser adaptados, matizados o cambiados. De otra forma, por desgracia, no podríamos pasar de un medio visual «estático» (manga) a un medio audiovisual «dinámico» (anime). Son, por lo tanto, cambios necesarios.

Los cambios de argumento, principal tema de este artículo, sin embargo, no lo son… No siempre.

¿Es realmente necesario modificar el argumento?

He ahí el quid de la cuestión.

Obviando casos como el de Zero no Tsukaima (el propio autor del manga quería que fueran diferentes) dudo de que esto agrade a los artistas. Tal vez me equivoque, es cierto, pero considero importante hablar de ello. Hoy estoy hablando como fan, como seguidor acérrimo del mundo del manga y el anime. Es cierto, y creo necesario mencionarlo, que siempre he preferido el manga al anime, mas no me parece que esto sea un verdadero inconveniente a la hora de trazar mis opiniones.

Ahora bien, ¿que motivo había para alterar el final de Akame ga Kill!? ¿Por qué Tokyo Ghoul debía tomar ese rumbo en el anime? ¿Qué hizo pensar a la empresa productora que debían hacer ellos mismos un final al no saber cuál era el original? Las prisas son el peor de nuestros enemigos. Aunque dejar una saga a mitad no me parece adecuado, ni tampoco un final abierto sin explicación, creo que esto es mucho mejor que inventar un nuevo final. En lugar de intentar presuponer qué va a suceder, ¿no sería más efectivo esperar un poco? No sé, hacer dos temporadas no parece demasiado descabellado.

¿Quién sabe? Lo mismo es que me he vuelto loco.

Finales alterados

anime vs. manga

Claymore, Soul Eater y Akame ga Kill!

¿Por qué estos ejemplos? Por sus finales. Claymore, en primer lugar, fue un error nacido de las prisas. Le sucedió lo que, en la actualidad, le está pasando a algunas series más populares del presente: adelantaron a la obra original. Tal y como ha sucedido con Juego de Tronos, por ejemplo, falta historia. Mi pregunta, entonces, es la siguiente: ¿por qué no esperar? ¿Por qué adelantar las cosas? La respuesta por desgracia es muy simple: dinero. La popularidad de estas series, entre otras cosas, aseguraba una buena base de seguidores y una audiencia mínima. Al final, pasó lo que pasó: se estrellaron con el final por no saber esperar un poquito más. No deja de ser curioso como la impaciencia puede romper con un buen trabajo, pues Akame ga Kill!, Claymore y Soul Eater adaptaron muy bien el manga hasta esos momentos finales.

Si no habéis leído estos tres manga, os invito a hacerlo. Podréis comprobar, crudamente, el porqué de mi disgusto. Siendo sincero, el final de Soul Eater me parece una verdadera… y me callo. Lo mismo me pasa con Akame ga Kill! y sus últimos capítulos: están muy lejos del nivel del manga. El final de Soul Eater (manga) me parece verdaderamente genial… ¡Me encantó! Del anime el resto de la serie me pareció bastante buena prefiero no hablar. En Akame ga Kill!, por otro lado, ya no se trata del final, sino de cómo se modificó el devenir de algunos personajes… Lo de Mine, por ejemplo, me parece de escándalo.

Fullmetal Alchemist, en este caso, es la que más discusión podría generar. Personalmente, prefiero Fullmetal Alchemist: Brotherhood, pero tampoco puedo decir que la primera temporada y su final sean realmente malas. Es, por suerte, uno de los pocos ejemplos que podrían ser mencionados sin tantas connotaciones negativas.

Cambios en el guion

¿Son un verdadero mal? Realmente creo que depende mucho de la situación. No es lo mismo hablar del anime de X serie que de una adaptación basada en ella. Zero no Tsukaima, por ejemplo, avisó de antemano de que iba a ser diferente a la obra original, pues ese era el deseo del autor. Si os hablo de Fūka, Sōsei no Onmyōji o Tokyo Ghoul, la cosa cambia. En el caso de Fūka, en realidad, me parece interesante personalmente—, pero igualmente desacertado. Desconozco si en todas estas obras fue el propio autor (el de la obra original) quien pidió modificar la historia, mas lo dudo mucho.

En Sōsei no Onmyōji, por ejemplo, se cambia casi por completo la motivación de los personajes al inventar un personaje que no aparece en el manga: Sae. Este personaje es quien explica la posterior evolución de nuestros dos protagonistas, su forma de ser y actuar. Ella renueva su motivación y sus fuerzas, les hace crecer y… ¿Por qué? Si era por temor a alcanzar el manga, existen otros tipos de “relleno” mucho más adecuados, ¿o no? Pese a todo, dudo que fuese estrictamente necesario, pues estamos hablando de una serie que tendrá —y está confirmado— 50 capítulos. No lo entiendo.

Lo mismo sucede con Tokyo Ghoul. El cambio en la historia, las decisiones de Kaneki a partir de cierto momento son… incomprensibles. Es más, cuando salió el anime estaba realmente enganchado. Aluciné con la calidad del anime: animación, fidelidad al manga, banda sonora, doblaje… Mi decepción posterior fue tal que dejé de verla; no lo soporté. Nuevamente, es una opinión subjetiva, pero me pareció un giro argumental nefasto.

Conclusiones

anime vs. manga

Podría seguir hablando del tema por horas, la verdad, pero he preferido refrenar mis impulsos. Sé que este artículo ha podido ser algo denso, pero era algo que quería compartir con todos vosotros. No puedo evitar pensar que todos estos cambios de guion que se producen en muchos casos sin previo aviso responden, única y exclusivamente, a razones económicas. En realidad es lógico, pues el objetivo de toda empresa es el beneficio, pero… Duele. Duele mucho. Tal vez allí se piense de manera diferente, o no sea algo tan personal como a mí me parece, pero es molesto… Y yo me pregunto, ¿qué sentirán estos autores al ver cómo su obra es modificada?

¿No es lo suficientemente buena? ¿No os sirve? ¿Si no es buena, por qué sale en un anime? Tokyo Ghoul, por ejemplo, me pareció muy bueno; el manga me pareció realmente genial. Ante esto, no pude evitar preguntarme por qué Pierrot y Shuhei Morita hicieron lo que hicieron. Es posible que existan otras razones, mas yo no las veo. Solo puedo asociarlo a una estrategia de marketing y venta. De hecho, no me lo planteo como una necesidad para lograr una correcta adaptación. Existen, tal y como dije antes, ciertos aspectos que necesitan ser modificados por el cambio de formato, pero no creo que se requiera alterar el guion hasta esos límites para que sea emitido como anime.

Hasta aquí mis reflexiones… de momento. Un saludo.

[Total:1    Promedio:5/5]