Análisis de personaje #3: Sakata Gintoki, Shiroyasha

¿Cómo y quién es Sakata Gino?

50
0
Compartir

Sakata Gintoki, alias Shiroyasha 

¡Hola, muy buenas!

Recientemente, os hablé de Gintama y, por consecuencia, de su principal protagonista: Sakata Gintoki. Debido a esto, en esta ocasión me desmarcaré de mis anteriores análisis y no os hablaré de la serie o el autor, por ejemplo. La respuesta a esta variación es muy sencilla: lo he hecho de forma muy reciente.

1. Conceptos básicos

Sakata Gintoki

En primer lugar, ¿quién es Sakata Gintoki? ¿Por qué quiero hablaros de él? Este peculiar samurái, también conocido Shiroyasha (literalmente, «demonio blanco») es el dueño de Yorozuya. Yorozuya, por otro lado, es un negocio establecido en su propio hogar mediante el cual, según palabras del propio Gintoki, acepta todo tipo de trabajos. De buenas a primeras, esto no nos dice mucho del personaje, ¿verdad? Bueno, pues en realidad define muy bien algunos de los límites de este nuestro objeto de análisis. Lo primero que podemos descifrar de este tipo de trabajo es… que es una persona desempleada. La idea de Shiroyasha es vivir como buenamente pueda, y no se le da demasiado bien. Sus puntos fuertes (fuerza bruta, habilidad con la espada, etc.) no son útiles en la sociedad actual. Por tanto, se tiene que ganar la vida de cualquier forma posible.

En realidad, esto es una cualidad muy ligada al tipo de serie que protagoniza. Como protagonista, Sakata Gintoki es objeto del pregón cómico de su propia serie. Por tanto, no nos debe resultar extraño que sea un adicto al dulce a un paso de la diabetes, por ejemplo. Podemos considerar, ciertamente, que la base del protagonista se basa en el humor, y no en el drama. A diferencia de otros tantos protagonistas shōnen y de Shōnen Jump, no ha sido orientado como un personaje interesado en la lucha. Es poderoso, ciertamente, pero odia entrenar. No muestra, además, especial interés por ser el más fuerte. Se aleja de ese estereotipo de héroe shōnen que quiere ser el mejor, que quiere alcanzar la cima a base de esfuerzo.

Sakata Gintoki, simplemente, quiere vivir la vida. Bueno, mejor dicho, Gintoki quiere ser rico, vivir la vida y no dar palo al agua.

Un protagonista diferente

Creo, fervientemente, que este es uno de los rasgos más interesantes del personaje. Gin-chan se sacude los tabúes y, simplemente, es. Primeramente, se aleja de todo lo que debería simbolizar un samurái de buenas a primeras. Es un hombre honorable y respetuoso, un guerrero al cual admirar, pero… Bueno, digamos que su código bushido se esconde tras una espesa capa de caramelo y malicia. Sakata Gintoki es adulto, pero es un anciano travieso que se divierte haciendo trastadas. Es de humor negro, malhablado y sádico. Tiende a la violencia con relativa facilidad, y suele responder a gritos. Es un tipo simpático, pero un tanto malhumorado.

Si nos remitimos al episodio #74 del anime, aquel en el que se homenajea a Kochikame, podemos observar una de las descripciones más fieles al personaje que uno jamás podrá encontrar: es una persona a la que no le importa apropiarse del dinero ajeno, siempre está haraganeando y presenta obsesiones intensas, muy sensibles y un tanto maníacas. Pero, ¿sabéis qué es lo mejor de todo? Que muchos de estos rasgos son los que le permiten convertirse en el héroe de turno. Hideaki Sorachi, su creador, ha hecho del valor un estigma. Gintoki, fiel escudero de la codicia, la pereza y la gula, es el heraldo de las masas.

Un héroe singular

No es popular, pero es un héroe para muchos. Algunos, inclusive, creen admirarle. Luego descubren cómo es, pero eso es otra historia. Gintoki es un personaje extraño y que no suele causar buenas primeras impresiones. Pese a todo, al final se sale con la suya. Igualmente, y pese a todo lo dicho anteriormente, es un personaje muy humano. Su mayor virtud, en realidad, es su humanidad. Es incapaz de ignorar el dolor ajeno, el dolor de verdad. Ahí es cuando relucen sus mejores cualidades. Ahí es, simplemente, cuando parece ser ese héroe que todos andan buscando.

¿Quién dice que las cosas tengan que hacerse por las buenas?

Ciertamente, Sakata Gintoki es un tipo peculiar. Denostado e idolatrado por igual, es el rey de la injuria, el desorden y la malicia. Es el héroe del pueblo, pero ha sido corrupto por ese mismo pueblo. Gintoki no juega limpio, pues no es necesario hacerlo para triunfar. Si el héroe shōnen está estigmatizado por una serie de patrones de conducta predeterminados, ahí está él para destrozarlos a base de patadas. Si todo héroe tiene una seña de identidad, una marca de referencia, la suya es hurgarse la nariz. Si Luffy, Naruto, Goku o Ichigo predican el duelo honorable, a él no le importa sumergirse en las trampas y el subterfugio. Jugar limpio nunca fue una opción, y eso que es terriblemente poderoso.

Shiroyasa ha protagonizado decenas de heroicos y sangrientos duelos, pero no es lo suyo. Su código bushido no es de blanco inmaculado; tiene trazas grises y rojas. Un ejemplo, muy satírico, es el de su duelo con Kondō Isao al principio de la serie. Este, ateniéndose a la norma de que todo vale por dinero, se enfrentó al líder del Shinsengumi por Shimura Tae. Emulando el ideal de caballero andante, le cedió su bokuto a su rival. ¿La pega? Él mismo lo había roto antes de empezar el duelo… El resultado, obviamente, se decantó a favor de un cómico e inclemente demonio blanco.

Gin-san es un depredador. Es un tirano sediento de protagonismo y focos. Aunque Gintama está repleto de buenos personajes, no hay duda de quién porta la corona. En un mundo repleto de aves de presa y carnívoros, no hay quien se le oponga. Sí, es posible que ceda minutos y capítulos, pero es irrepetible. Su carisma, sus malas maneras, su incombustible chulería y su egocéntrica manía de chupar cámara hacen de Gin-chan una bestia sin parangón. Él, quien es capaz de reunir en un solo ser la brutalidad más absurda y el heroísmo más desmedido, es mortalmente adictivo.

Heroísmo y drama encubiertos

En sí mismo, Gintoki es un paradigma, un acertijo sin respuesta. Reúne algunos de los clichés más bestias del género de la comedia absurda y, al mismo tiempo, varias de las cualidades del héroe por antonomasia. Aunque su presencia suele ser en clave de humor, posee un trasfondo siniestro, profundo y herido. Carcomido por los recuerdos de la guerra y la perdida, tiende al sobresfuerzo a la hora de defender a los suyos. Pecando, inclusive, de masoquismo, se sumerge en verdaderos baños de dolor y sangre cuando la situación se pone tensa. Gin-san, internamente, demuestra tener miedo a querer a alguien, pero tiene aún más miedo de perder aquello que ama. Si el momento lo merita, Shiroyasa se viste de punta en blanco para repartir estopa.

Y es así como protagoniza varios de los momentos más épicos y tensos de la serie. La saga de Benizakura, por ejemplo, está repleta de grandes imágenes. También fue así cuando luchó por salvar a Kagura junto a su padre o cuando lo dio todo por Tama. Es absurdo, pero es que tiene la capacidad de sumergirse en un mar de epicidad inclusive en las sagas más absurdas. Cuando el virus Ryo-II (homenaje a Kochikame) asoló el distrito Kabuki, ahí estaba él: un hombre adulto descrito como un anciano haragán adicto al juego y el dinero se enfrentó a una plaga de zomjas, quiero decir, zombis unicejos para salvar a los suyos…

La familia que nunca tuvo

En este apartado, quiero destacar dos relaciones concretas: la de Gintoki con Kagura y Shinpachi y la de Kagura con Terada Ayano, más comúnmente conocida como Otose. La relación de Gin y Otose es realmente profunda y trágica. Aunque demuestren a cada momento un odio visceral el uno por el otro, se quieren como madre e hijo. En más de una ocasión, el samurái ha afirmado tácitamente que la defenderá. Inclusive, en cierta saga, y tras conocer más abiertamente el pasado de Otose, le prometió a su difunto esposo que cuidaría de ella hasta el día de su muerte… Considero a Otose como su sustento emocional más fuerte aunque no tienda a demostrarlo.

Es cierto que se pelean a cada momento, pero confían plenamente en ambos. Ella, pese a que pueda ser violenta con él, le aprecia con todo su ser. Le quiere como nadie. Él, por su parte, daría la vida para protegerla. Se siente responsable de su devenir, y en cierto modo está atado de por vida a ella.

Por otro lado, creo que la relación entre Gin, Kagura y Shinpachi habla por sí sola. En este caso, Gin hace las veces de padre y Kagura de hija, emulando en muchos sentidos (siempre en lo peor) al líder de Yorozuya. Shinpachi sería algo así como su aprendiz y hermano, al mismo tiempo. Los tres están profundamente unidos entre sí, y así lo demuestran con su forma de ser. No suelen decirlo abiertamente, pero se quieren como una verdadera familia. Sin ellos, probablemente, Gin-chan estaría perdido. Son su familia, su mayor tesoro, y vela antes por su seguridad que por su propia vida. En cierto modo, es el cabeza de familia de una familia de chorlitos.

2. Evolución

Carcomido por el paradigma que su propia serie representa, Sakata Gintoki sufre de cierto paroxismo evolutivo. En realidad, el personaje no tiene un gran margen para crecer a lo largo de la serie. El estilo de serie, sus cortas sagas, hacen que la continuidad no sea su fuerte. Presenta, obviamente, ciertos cambios a lo largo de la historia, pero estos no se remarcan demasiado. De hecho, el concepto del personaje es muy sincero desde el primer momento. La serie nos permite adentrarnos más profundamente en su ser, pero somos nosotros quienes crecemos, no él. Somos nosotros, al final, quienes terminamos por comprenderle. Evoluciona, sí, pero de forma poco incidente.

3. Diseño

Creo, ciertamente, que seguir hablando sería ser redundante. He señalado los aspectos de su personalidad que he considerado más importantes, y esa es la clave de su personalidad. Sakata se destaca por su psicología, y no su estética. Aun así, el concepto estético, su diseño y dibujo, no dejan nada que desear. Sin grandes detalles o rasgos, se muestra como un tipo ordinario cuya mayor peculiaridad es su «permanente», algo por lo que todo el mundo parece reconocerle. Su diseño es sencillo, pero creo que encaja tremendamente bien con su personalidad.

4. Conclusiones

Sakata Gintoki

¡No lo olvidéis! Estáis ante mi opinión subjetiva, por lo que estoy abierto a todo tipo de comentarios y críticas, siempre y cuando sean constructivas. Si tenéis alguna sugerencia para el siguiente análisis… ¡Estoy abierto a ellas!

Lo mejor del personaje:

  • Su versatilidad.
  • Se opone a muchos de los aspectos más comunes del héroe shōnen; es diferente.
  • Es un personaje mucho más profundo de lo que muestra de buenas a primeras.
  • Su tremendo carisma respecto al público.

Lo peor del personaje:

  • A veces peca de momentos demasiado absurdos.
  • En ciertos momentos, se muestra algo contradictorio.
  • No presenta una gran evolución a lo largo de la serie.

¡Hasta la próxima! ¡Un saludo!